Soluciones a Medida para Espacios Singulares

Este verano un cliente nos pidió que estudiáramos la posibilidad de hacer una estructura de madera con una forma muy peculiar, que sirviera de porche, pero la quería cerrada, aprovechando al máximo un suelo embaldosado existente, no escuadrado y con paredes de cristal, las dimensiones del recinto eran de unos 25 – 30 m2.

Tras ofrecerle diferentes alternativas, se optó por una cubierta a un agua con la forma del suelo existente tal y como nos lo solicitaba el cliente, con estructura de pilares de 14 x 14 cm de diferentes alturas, durmiente perimetral de la misma sección, cabios de 70 x 145 mm, cubierta con tarima de madera machi-hembrada y tela asfáltica imitación pizarra de color rojo. Las paredes de cristal de seguridad con rejillas de ventilación.

El resultado, como se puede apreciar en las imágenes, es un espacio diáfano, luminoso, del que se puede disfrutar durante todo el año, independientemente de la climatología externa, con unas vistas a la finca en la que está ubicada, respondiendo a las expectativas de nuestro cliente y adaptándose a la perfección al espacio y a las dimensiones especiales que el lugar requería.