Tratamiento de la madera

La norma UNE-EN 335-2 define las clases uso de la madera maciza, es decir, las situaciones en las que se encuentra instalada en función del riesgo de ataque de hongos e insectos xylófagos.

En PROTEC fabricamos madera para las clases de uso 3 y 4 , es decir madera al exterior, incluso en contacto directo con la tierra. Para poder garantizar la durabilidad de la madera en estas clases de uso, aplicamos un tratamiento protector una vez mecanizada la pieza, es decir, con la pieza ya acabada, en autoclave, con sales libres de Cromo y Arsénico inscritas en el Registro.

El proceso conocido como BETHELL, se realiza en autoclave y en él, en primer lugar, se ejerce un vacío que permite extraer parte del aire y agua encerrados en la madera para después introducir un producto protector a base de sales hidrosolubles a presión hasta que la penetración sea suficiente. Una vez concluido el proceso, se realiza un vacío final para extraer el líquido sobrante y evitar exudados futuros del producto protector, todo ello es controlado por aplicadores autorizados, tal y como exige la normativa actual.

1º Mecanizado pieza acabada + 2º Tratamiento   OK

 

1º Tratamiento pieza en bruto + 2º Mecanizado  senal-de-trafico-prohibido-el-paso

El proceso de tratamiento es rigurosamente controlado por nuestro personal y además es auditado por organismos externos: AITIM (Asociación de investigación técnica de la madera) y por DR. WOLMAN que ampara nuestra fabricación con una GARANTÍA DE 15 AÑOS contra ataque de hongos e insectos xilófagos comprometiéndose a suministrar la madera dañada al exterior, incluso en contacto directo con el suelo, caso de demostrarse que ha sido atacada en condiciones normales de uso.

Condiciones de la garantía: Las piezas suministradas, deben instalarse en la clase de riesgo prevista, tal y como se han suministrado, sin cortes ni mecanizaciones posteriores al tratamiento. La garantía se refiere exclusivamente a la devolución de las piezas que se demuestren atacadas por hongos o insectos xilófagos en su uso normal, pero no incluye ningún otro coste como la mano de obra necesaria para su restitución. Para la aplicación de esta garantía deberá presentarse la factura de compra, siendo su fecha de emisión la de comienzo de la garantía y su receptor el único capaz de reclamarla. La garantía no incluye las piezas sumergidas en agua dulce o salada. Por otro lado, teniendo en cuenta la naturaleza fibrosa de la madera, es recomendable instalar los elementos bajo tierra con una superficie drenante bajo las piezas, permitiendo la salida de agua que pueda entrar por las fibras de la pieza.